La guía completa de la telesalud y por qué es crucial para el futuro de la atención médica

La telesalud o telemedicina, es la práctica de prestar atención médica a través de las telecomunicaciones. Esto puede incluir tanto el videochat en directo como el intercambio de documentos y registros. La telemedicina existe desde hace tiempo, pero solo recientemente ha podido llegar a un público amplio gracias a las nuevas innovaciones tecnológicas y a la mejora de las políticas sanitarias.

La telesalud, una guía completa

La telemedicina permite a los médicos ofrecer una mejor atención a los pacientes que, de otro modo, podrían tener dificultades para acceder a una asistencia sanitaria adecuada. También reduce los costes tanto para los pacientes como para los proveedores de seguros al reducir las visitas innecesarias a la consulta del médico o al hospital.
Aunque la telemedicina es todavía un campo relativamente nuevo, ya hay muchos tipos diferentes de medicina en línea disponibles hoy en día. Entre ellos se encuentran:

Consultas en línea: Un paciente puede conectarse a Internet y rellenar un formulario con sus síntomas, que luego se envía a un médico que lo revisará y responderá con consejos de tratamiento u otras recomendaciones.

Videochat: Un médico puede utilizar una cámara web y un programa para compartir la pantalla para ver lo que le ocurre a un paciente a distancia y ofrecerle consejos en consecuencia.

Prescripción electrónica: El paciente rellena un formulario en línea con la lista de sus medicamentos y las alergias que pueda tener, y luego lo envía a su farmacia, donde alguien se pondrá en contacto con él y le llamará si hay algún problema.


Atención de la diabetes mellitus y la hipertensión


La industria de la telesalud está creciendo rápidamente, con el aumento del uso de dispositivos móviles e Internet, y la expansión de la conectividad de banda ancha.
La creciente demanda de atención sanitaria por parte de una población que envejece, unida a la escasez de médicos en las zonas rurales y los países en desarrollo, ha provocado un aumento de los servicios de telemedicina. Los pacientes pueden ahora acceder a la asistencia desde cualquier parte del mundo, siempre que tengan acceso a una conexión a Internet.
La telemedicina puede utilizarse para el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de enfermedades crónicas como la diabetes mellitus y la hipertensión, así como para el seguimiento de las complicaciones postoperatorias o la gestión de situaciones agudas como el ictus o el infarto.


Usos de la Telesalud


La telemedicina ha sido utilizada desde los años 60 por la NASA, cuando los astronautas no podían volver a casa por enfermedad o lesión. Hoy en día, la telemedicina se utiliza de muchas maneras diferentes, entre ellas:
Consultas telefónicas con médicos
Videoconferencias en directo entre pacientes y médicos o enfermeras
Monitorización remota de los pacientes (por ejemplo, la frecuencia cardíaca).


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha demostrado que el uso de la telesalud mejora la calidad de la atención a los pacientes, aumenta el acceso a los servicios sanitarios para quienes se encuentran en zonas desatendidas y reduce los costes asociados a los viajes y el transporte.


Si desea tener más información acerca de la telesalud y como funciona en pacientes y médicos independientes, puede ingresar en este enlace para que un asesor se ponga en contacto a la brevedad.

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Categorías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anteriores

que podrían interesarte