5 Lesiones deportivas más comunes

En el mundo deportivo existen lesiones frecuentes que se pueden presentar en los deportistas, por diferentes motivos, ya sean físicos, como por ejemplo el incumplimiento del calentamiento del sistema músculo esquelético o lesiones provocadas por traumatismos, como es el caso de las caídas que pueden llegar a causar fracturas.

Estas lesiones pueden ocurrir en diversas de estructuras óseas, articulares, musculares y/o ligamentosas. Afectando una o más estructuras por cada lesión.

Hoy nombraremos por lo menos 5 lesiones deportivas que pueden suceder dentro del campo deportivo y qué conducta debemos tomar mientras el jugador pueda ser evaluado con un especialista de salud.

1. Esguinces: Los esguinces son lesiones a nivel del ligamento, causado por la torsión, distensión o sobre estiramiento del mismo. Que generalmente proviene posterior al mal posicionamiento de una articulación. Con ello puede provocar inflamación muscular y fuerte dolor en la estructura donde ocurre.

2. Tendinitis: Se considera tendinitis a la inflamación del tendón que ocurre por el sobreestiramiento o la ruptura del mismo. Puede ocurrir por la tensión repetitiva del ligamento por un largo tiempo. Las tendinitis pueden conducir a diferentes lesiones deportivas, como codo de tenista, codo de golfista o la rodilla de saltador.

3. Distensiones musculares: Son roturas de las fibras musculares debido a un estiramiento o distensión repentina del músculo. Por ejemplo, estas distensiones musculares ocurren habitualmente en el ejercicio al practicar deportes que implican correr rápido y detenerse bruscamente, como el fútbol, el baloncesto, beisbol, tenis, etc.

4. Daños del cartílago: Ocurre con la existencia de desgarros, desplazamientos, o roturas, por ejemplo de menisco. Deportes como el tenis y el baloncesto, en los que el cartílago puede rotar sobre su eje, aumentando el riesgo a sufrir lesiones.

5. Fracturas: Se pueden observar en cualquiera de las estructuras óseas, pero dentro de las más comunes se encuentran los huesos de los brazos, piernas, caderas, etc. Y esto hace referencia a la pérdida de continuidad de la estructura ósea.

En cualquiera de los casos, lo ideal es inmovilizar el miembro afectado, hasta que se consiga la evaluación médica con el especialista de salud.

Alguna de estas lesiones pueden ser prevenibles, si tomamos medidas preventivas, dentro de las recomendaciones médicas se encuentran: 

  1. Mantener una hidratación adecuada: Tomar abundante agua dentro y fuera del ejercicio.
  2. Dieta: mantener una dieta rica en fibra y en potasio.
  3. Calentamiento: se recomienda realizar estiramientos adecuados de acuerdo al ejercicio por un tiempo mínimo de 10 minutos previos al ejercicio.

Si presentas cualquier tipo de estas lesiones, y deseas control, seguimiento y/o tratamiento médico, te recomendamos agendar una cita con nuestros especialistas en traumatología, te brindamos atención médica a domicilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *