El médico digital y las redes sociales

Con la aparicióin de las redes sociales y la trasformación de los procesos comunicacionales, el papel del médico tradicional cambió. Gracias a las RRSS la interacción médico-paciente ha evolucionado con un tiempo de respuesta casi de inmediato.

Las redes sociales han trasformado el ejercicio de la medicina. Con ellas muchos especialistas han podido cultivar una relación virtual con aquellos pacientes interesados en saber sus opiniones y recomendaciones sin la necesidad de ir hasta su “consultorio análogo”.

Esta forma de interacción está llena de atractivos para el galeno debido a las oportunidades que le brindan como:

  • Tener una presencia visible y ubicua.
  • Permiten relacionarse con otros profesionales y especialistas.
  • Además permite obtener información día a día sobre lo más reciente de su sector.
  • Ayuda a facilitar una ventana rápida y efectiva en la transmisión de su mensaje (muchas veces vinculado a inspirar cambios positivos saludables).
  • Sirven como ente multiplicador, que con ello el aumento de seguidores lo que promueve el desarrollo de una marca personal (branding).
  • Además estas redes han sido capaces de afectar la forma cómo el médico es visto por la comunidad, incluso aportándole rasgos diversos de autoridad.

Responsabilidad de su uso

 El médico como servidor público debe ser consciente del cuidadoso uso que requiere dar a estas herramientas (las RRSS) así como los riesgos y posibles consecuencias legales de su utilización.

Históricamente  el médico, por su papel como consultor y por ser conocedor de los problemas sociales de su región, ha mantenido una imagen de autoridad a nivel comunitario, esta imagen  puede sufrir modificaciones con el acceso facilitado a los medios de comunicación digital.

Muchos médicos, al igual que otros profesionales buscan un medio que le permita tener una voz reconocida en su comunidad sin embargo el rol del médico, con o sin tecnologías de la información, sigue siendo el mismo de velar por la salud de las demás personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *