Creo que tengo Sarna (Escabiosis). ¿Qué Debo hacer?

Equipo Médico de Wortix

Comúnmente llamada Sarna. La Escabiosis es la infestación de la piel, causada por un ácaro llamado Sarcoptes scabiei. Este ácaro causa lesiones por comezón en la piel, causando pápulas eritematosas y surcos en los espacios interdigitales, muñecas y cintura. Generalmente respeta las zonas de la cara y genitales.


Este parásito que vive en el humano excava túneles en el estrato córneo de la epidermis.

Esta enfermedad se transmite fácilmente de una persona a otra por contacto físico; es probable que la transmisión también ocurra a través de animales y objetos inanimados. El factor de riesgo más importante son las situaciones de hacinamiento (colegios, refugios, barracas militares y algunos hogares); no existe una asociación clara con una higiene deficiente.

El síntoma principal es el prurito (comezón) intenso, que clásicamente empeora a la noche. Aunque el momento del día no es específico de la escabiosis, a la exposición del sol, se puede intensificar la sintomatología.

Formas de presentación de la enfermedad:

  • Escabiosis clásica

Al inicio, aparecen pápulas eritematosas en los espacios interdigitales, superficies de flexión de la muñeca y el codo, pliegues axilares, alrededor de la cintura o en la región inferior de los glúteos. Las pápulas pueden afectar cualquier otra parte del cuerpo. La cara no se ve comprometida en los adultos. Los túneles o surcos, en general en muñecas, manos o pies, son signos específicos de la enfermedad y se manifiestan como líneas finas, onduladas y ligeramente descamadas de varios milímetros a 1 cm de longitud. En ocasiones, es posible observar una pápula oscura pequeña (el ácaro) en uno de los extremos.

En la escabiosis clásica, la persona afectada por lo general sólo tiene 10 a 12 ácaros. A veces se produce una infección bacteriana secundaria por sobre infección.

En lactantes, pueden verse afectados las palmas, las plantas y el cuero cabelludo, sobre todo los pliegues retroauriculares. En los ancianos, la escabiosis puede cursar con prurito intenso y hallazgos cutáneos sutiles, lo que dificulta el diagnóstico. En pacientes inmunodeprimidos, existe una descamación no pruriginosa generalizada (sobre todo en las palmas y plantas en adultos y también en el cuero cabelludo en los niños).

  • La escabiosis costrosa

Se debe a una respuesta inmunitaria inadecuada por parte del huésped, lo que permite la proliferación de los ácaros hasta alcanzar incluso millones. Aparecen parches eritematosos descamativos en las manos, pies, y cuero cabelludo, que pueden diseminarse.

• La escabiosis nodular 

Es más frecuente en lactantes y en niños pequeños y puede deberse a hipersensibilidad a estos organismos retenidos. Presenta nódulos eritematosos de 5 a 6 mm, y afecta la ingle, genitales, pliegues axilares y glúteos. Los nódulos son reacciones de hipersensibilidad y pueden persistir durante meses después de la erradicación de los ácaros.

• La escabiosis ampollosa

Es más frecuente en niños. Cuando afecta a ancianos, puede ser muy parecida al penfigoide ampolloso; esto causa demoras en el diagnóstico.

• La escabiosis del cuero cabelludoç

Ocurre en lactantes y personas inmunocomprometidas y puede ser muy similar a una dermatitis, sobre todo las dermatitis atópicas o seborreicas.

• La escabiosis incógnita 

Es una forma generalizada y atípica que se debe a la aplicación de corticoides tópicos.

Tratamiento

El tratamiento primario es con escabicidas tópicos u orales. Más el uso de lociones anti pruriginosas.

Recomendaciones

Es preciso tratar también a los contactos cercanos en forma simultánea. Al igual que los objetos personales (toallas, vestimenta, ropa de cama).

• Las sabanas, toallas de baño, ropa sucia deben lavarse con agua caliente y secarse con calor y/o exponer al sol y aislarse por al menos 3 días. 

  • La cama y almohadas deben plancharse con altas temperaturas.
  • La ropa guardada por largo tiempo, debe lavarse con agua caliente y exponer al sol.

Es importante saber que los síntomas y las lesiones demoran de 2 a 4 semanas en resolverse a pesar de la eliminación de los ácaros. Esto hace que sea difícil reconocer el fracaso o exito del tratamiento debido a que puede existir resistencias, mala absorción, aplicación incompleta de la terapia, reinfección o sarna nodular.
En casos de fracaso del tratamiento, se pueden realizar raspados cutáneos periódicos para detectar la escabiosis persistente.

  • Si tienes dudas sobre el tema y quieres saber más. O estas presentando los mismos síntomas y deseas agendar una cita médica, solo debes entrar en www.wortix.com y con gusto te ayudaré a resolver tu problema médico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *